domingo, 19 de mayo de 2013

Reflexión de un desocupado

Hace un tiempo miraba un cuadro pintado en la crisis de los años treinta donde pintaron a un obrero sentado en una mesa, en donde había un pico y otra herramienta de trabajo; mientras miraba por la ventana el parálisis de la calle; mostraba a una persona con herramientas, pero sin trabajo.

Ahora que diría ese mismo hombre, si ademas de estar desocupado, viviera esta época y encendiera el televisor y mirara los informes donde se menciona los posibles hechos de corrupción y enriquecimiento ilícito.

Sin duda se hubiera sentido aun mas desalentado; ahora tomemos conciencia de lo siguiente

 La lucha contra la corrupción es moral, y no puede ganarse solo con leyes o con “la espada” de sanciones legales (Romanos 13:4, 5). Han de sembrarse en el corazón de la gente las semillas de la virtud y la integridad. La mejor manera de lograrlo es usando lo que el apóstol Pablo llama “la espada del espíritu”, la Palabra de Dios, la Biblia (Efesios 6:17).

Esa es la tarea que tenemos por delante todos los que manifestamos ser Cristianos, nuestra obra debe ser nuestro testimonio.